En otras áreas distintas al arte o el entretenimiento no se acostumbra a definir los objetivos de negocio en términos de emoción; la gerencia queda satisfecha cuando el trabajo queda bien hecho sin embargo, si lo elevamos a un grado  artístico, entonces los simples objetivos se convierten en una meta superior que puede inspirar con más fuerza a individuos y equipos de trabajo a trascender con sus labores. Los artistas de la atención al cliente transforman lo ordinario en extraordinario. Hacen… Seguir leyendo