Cuando quieres añadir diálogos a tu historia, lo más es fácil pensar en cómo la gente habla en el mundo real. Esta es nuestra referencia principal, la primera fuente de inspiración que nos viene a la cabeza. Sin embargo, si te sientas a escuchar las conversaciones a tu alrededor, pronto comprendes que muchas no funcionarían sobre el papel. De hecho, si eres buen lector, te darás cuenta de que poco tienen en común los diálogos escritos con los que nos… Seguir leyendo