Sientes la alegría de ver cómo unas jóvenes de 16 años se transforman en personas con una capacidad admirable de análisis crítico de su realidad, de aprender a pensar y, además, me dejan creer que el futuro de cualquier país sigue residiendo en el talento de nuestros jóvenes.