Amnistía Internacional (AI) y la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE) llegaron a un acuerdo de pasado 20 de noviembre para asegurar que los contenidos relacionados con los Derechos Humanos estén presentes de manera transversal en todas las materias de enseñanza.