ShareTweet Toda historia que quiera ser amena tiene que tener buenos diálogos. Los personajes tienen que trasmitir, a través de ellos, su personalidad, pensamientos, posición e importancia en los hechos que estás narrando. Lo más importante es que las conversaciones entre los personajes sean naturales, es decir, que los diálogos recreen conversaciones lógicas que podrían tener personas envueltas en la situación de los personajes de tu historia. Un buen truco para lograrlo, es leer los diálogos en voz alta una vez… Seguir leyendo