«Yo no escribo como un proceso, lo hago por pura diversión». Antonio lleva escribiendo desde los catorce años. Empezó con un diario y tiempo después, a los diecinueve, leyó varios libros que le encantaron pero que no terminaban como a él le hubiera gustado. Entonces decidió escribir sus propios finales y a partir de ese momento la escritura se convirtió en su mayor afición. Después de año dedicado a la creación de historias, Antonio comenzó a dar forma al proyecto… Seguir leyendo