Pablo Herreros
febrero 24, 2017
Jorge Todolí
marzo 5, 2017

«Escribir es como ir a la montaña. Te pertrechas con todo lo necesario, consultas en internet todas las calamidades posibles y sumas a tu equipaje ese algo más para tratar de prever cualquier eventualidad. Lo tienes todo bajo control o eso crees tú, hasta que te das cuenta de que nuevos imprevistos te han desviado de la senda correcta. Cuando más perdido estás te encuentras a otro viajero, uno que ya ha recorrido ese bosque y se convierte en tu brújula. Eso es precisamente lo que hace un mentor por ti: te acompaña y te indica cuál es el siguiente paso para que alcances tu meta. Porque la experiencia no está ni en YouTube ni en los foros, la experiencia tiene rostro y sabe indicarte por dónde sigue el camino».